Los mochis japoneses se han convertido en un postre tendencia a pesar de que cuentan con ingredientes poco comunes en repostería. Llama mucho la atención que se elaboren con harina de arroz o de judías. Este postre tradicional japonés es cada vez más conocido, no solo por los amantes de la gastronomía japonesa, ya que cuenta con mucha más presencia en supermercados.

Origen de este postre japonés

El mochi, es el dulce milenario más tradicional de Japón. En la novela Gengi Monogatari, uno de los libros clave para la literatura japonesa que se escribió en el siglo XII durante el periodo Heian, se habla del mochi como un alimento de ofrenda a los dioses. Fue a partir de entonces cuando se popularizó su consumo como un alimento principal en festividades. La festividad más importante en la que está presente este postre tradicional japonés es en la celebración de Año Nuevo, cuando se celebra la ceremonia del Mochitsuki. Aquí se preparan los mochis de una manera muy tradicional y con rellenos especiales para la fecha. A partir del silgo XIII se empezó a tomar para acompañar el té.

La preparación del mochi es un evento muy especial. Las familias tradicionales los hacen en casa siendo así una razón de estar todos juntos preparándolos. Aunque también los preparan en las pastelerías de la ciudad para que la gente los pueda comprar ya preparados.

mochis japoneses elaboracion

Datos sobre la masa y el relleno de los mochis japoneses

La auténtica receta de mochi dice que se deben preparar con el arroz glutinoso entero hervido, previamente remojado durante un día y posteriormente machacado con un kine (mazo de madera) en un usu (mortero tradicional).

Para conseguir un buen resultado es necesario que la elaboración se lleve a cabo entre dos personas. Uno de ellos será el encargado de golpear la masa con movimientos repetitivos y firmes. El otro será el responsable de girar la masa para que reciba la misma cantidad de golpes por todos los lados. La coordinación ha de ser perfecta para que la elaboración no termina con un accidente laboral. Terminan cuando el arroz glutinoso hace malla y la masa queda lista, elástica y pegajosa.

La masa de los mochis japoneses ya es lo suficiente consistente y sabrosa como para poder tomarla sola, pero en ocasiones se rellena. Básicamente es una mezcla de arroz glutinoso, agua, azúcar y se cocinan al vapor o al microondas, este último es más propio de los locales que no son orientales, como bien podréis suponer.

Lo más común es que el relleno del mochi sea anko, una pasta de judía roja dulce. Esta pasta se consigue hirviendo judía en un almíbar. Algunas veces se tritura, otras se deja más entera o con tropezones, depende mucho del chef que la lleve a cabo. En algunos supermercados orientales la puedes encontrar bajo el nombre de azuki. Si no la encuentras puedes utilizar cualquier tipo de judía roja con textura harinosa, o para facilitar el trabajo esta primera vez utilizar judía roja en conserva.

mochis japoneses daifuku

Aunque estos son los más tradicionales no son los que cuentan con más ventas. Los que más triunfan son los que están rellenos de una mousse de té verde, crema catalana, chocolate, melocotón y otros rellenos que varían según la temporada e inspiración del chef que los prepara.

Incluso se pueden preparar mochis salados, pero no se utiliza la misma masa que cuando se hacen los dulces. En este caso se necesita una masa más neutra, nada dulce y menos elástica.

Tipos de mochis que podemos encontrar en restaurantes y supermercados 

Existen muchas versiones de los mochis japoneses que varían en función de la textura de la pasta, lo que les da color, el relleno, la forma de cocinado, etc. Vamos a dejarte aquí los más conocidos.

  • Daifuku. Esta son las versiones de mochi rellenas. Por lo general de anko, la pasta de judías rojas tradicional o de shiroan, pasta de judía blanca. Algunas veces, para darle un toque fresco y distintivo al postre se introduce dentro del anko una fresa entera y se llama ichigo daifuku.
  • Hishimochi. Este es un tipo de mochis que se prepara para comerlos durante el festival de las niñas (3 de marzo). Tienes tras capas de distintos sabores y colores, rosa, blanco y verde. Al rosa le da color las flores de jazmín, al blanco el abrojo de agua y al verde la artemisa. Todos los colores tienen una simbología, el rosa hace referencia a la buena salud, el blanco a tener una larga vida y fertilidad y el verde a la primavera y una nueva vida.
  • Kusa mochi. Son de color verde, se preparan con artemisa y tienen un sabor muy fresco.
  • Sakuramochi. Se hace con las flores del cerezo, por lo que adquiere un tono rosa precioso y se rellenan con anko. A la hora de presentarlos se envuelven en hojas de cerezo. Su textura es un poco más gruesa que la de los demás ya que algunos granos quedan intactos en comparación a la textura que puede proporcionar el daifuku.mochis japoneses sakuramochi

No olvides contarnos en los comentarios que te ha parecido este artículo sobre los mochis japoneses. Si tienes ganas de conocer más cosas sobre la gastronomía japonesa no dudes en leer el resto de los artículos que tenemos o visitarnos en nuestro restaurante japonés, C/ Lagasca 67, haciendo ahora tu reserva. 

Deja una respuesta