Si preguntamos a cualquier persona por un plato de la cocina japonesa, seguramente, la mayoría destacaría el sushi. Y es que es, sin duda, el plato más internacional de la cocina nipona. Sin embargo, la cocina japonesa va más allá del sushi y en Tottori lo demostramos con nuestra carta y la incorporación de la robata en nuestro nuevo espacio de LaFinca Grand Café.

Edamames

Los edamames son vainas de soja hervidas.  Es un entrante de la cocina japonesa y que también está presente en muchos restaurantes asiáticos. Es un aperitivo bajo en calorías, libre de gluten y una fuente de hierro, calcio y proteínas. Además, posee muchas más propiedades beneficiosas para la salud.

Aunque hay personas que lo comen recién hervido, lo más frecuente es servir el edamame en frío, acompañado de salsa de soja y genjibre.

Sopa miso

Es plato perfecto para los días de frío y uno de los platos principales de la gastronomía nipona. Es una sopa japonesa preparada a base de pasta de miso y caldo de pescado (dashi). Los ingredientes y la preparación varían dependiendo de la época del año y de la región.

Tonkatsu

Es parecido a nuestro filete empanado. Se trata de una chuleta de cerdo deshuesada, empanada con huevo y panko (pan rallado japonés).

De este plato deriva el Katsu sando, un sándwich que contiene este “filete empanado”, servido en pan de molde o brioche. La carne puede variar entre cerdo, ternera o wagyu

En Sushi Bar Tottori rendimos homenaje a este popular plato de la cocina japonesa con nuestro sándwich tonkatsu de solomillo de ternera con mostaza y miel.

Robata japonesa

Es la parrilla japonesa y, más que un plato, es una técnica milenaria con la que preparan todo tipo de carnes y pescados. Es un método campestre, parecido a la barbacoa, que se ha utilizado en la cocina japonesa desde hace más de 2000 años.

En nuestro restaurante de LaFinca Grand Café podréis encontrar platos tan deliciosos como Alitas de pollo teriyaki con su piel churruscada, salmón braseado, vieira braseada o ventresca de atún.

Mochis

El punto dulce de esta lista lo ponen los mochis, unos pasteles de arroz glutinoso que pueden ir rellenos de varios ingredientes. El arroz se machaca hasta convertirlo en una masa y se moldea con la forma deseada.

El relleno más típico es de una judía roja dulce, anko.

Tradicionalmente se consumen en las fiestas de fin de año porque tienen la creencia que estos pequeños bocados dan buena suerte, prosperidad y felicidad de cara al nuevo año.

Deja una respuesta